la conspiracion del ruido

Mes: diciembre, 2014

El gran dorado

En una de las tantas epifanías litoraleñas que circulan por Glosa, Saer escribió: “…lo inmóvil vendría a ser, más bien, un torbellino, una estampida fija…”. La idea sugiere, como mínimo, dos preguntas: ¿puede haber movimiento en la fijeza? y ¿qué es un espejismo? La primera respuesta es sí, la segunda apunta que se trata de un fenómeno óptico. Podría pensarse, también, que un espejismo es una intromisión de la ficción en la llanura que llamamos realidad, la suspensión momentánea de algunas leyes y constantes que regulan nuestra vida cotidiana. Algunos discos tienen la capacidad de generar esa misma alteración en el plano auditivo. Brillante, el debut discográfico de Mi Nave, apenas si pasa la media hora de música y aparenta no tener final.

Las canciones que lo integran parecen haber sido compuestas con un microscopio: de lejos, presentan formas bien definidas; cuando uno se acerca, aparece un mundo que bulle, inmóvil. La ilusión de fijeza se debe a que el ritmo funciona como un escenario constante. Pero de golpe, una piedra cae en el charco y el agua forma un círculo en expansión: cuanto más se aleja el eco del epicentro, el pulso inicial se vuelve más y más distinto, a pesar de ser el mismo. Es igual y diferente a la vez.

El sin sentido y el aparente vacío de las letras se cargan de significado en la voz de Feli. Lo que en el papel es abstracto y arbitrario, se vuelve dramático una vez suelto en el aire. Las notas periodísticas dedicadas a Brillante hicieron hincapié en el modo en que Feli estira las palabras. Habría que agregar que ese procedimiento (la lenta descomposición del gerundio “enloqueciendo” en la fabulosa “Alacrán”), lo mismo que la repetición obsesiva (“veneno”, en el mismo tema), además de mimetizar la voz con el océano de guitarras, corre de su significado eso que canta. Cada palabra importa no tanto por lo que dice sino porque puede convertirse en otra cosa. Es igual y diferente a la vez.

http://minave.bandcamp.com/album/brillante

Hay algo de minimalismo en Brillante: los títulos de las canciones son todos de una palabra, las letras no tienen más de cuatro frases y todo el asunto se resuelve en 37 minutos. ¿Qué tiene de malo esto? Nada; si algunas de las mejores bandas del planeta encontraron su tesoro en el mar fértil de la repetición hipnótica, Mi Nave sacó de las profundidades del Paraná un dorado gordo y luminoso que va del sube y baja de “Campanas” al vuelo disonante de “Colchoneta”, de la canción de cuna apocalíptica de “Postre” al pop de “Chocolatada” sin correrse un centímetro de la idea que articula el disco.

“Alacrán” comienza así: “Ahora es enloqueciendo que sé”. Si en la locura está el saber, si en la confusión hay claridad, si las luces no tienen foco y otro ya eligió por vos; en resumen, si estás tan desorientado como el protagonista de estas canciones, comprate un snorkel y buceá en la niebla acuática de Brillante. Seguro que aparece un dorado como el de la tapa y te dice que vivís junto al río y tenés peces en la cabeza.

 publicado en rosarioindie.com, noviembre de 2012
Anuncios

encuesta música 2014

pablo makovsky hizo una encuesta sobre la producción musical en rosario. la pueden leer aquí:

http://pifiada.blogspot.com.ar/2014/12/encuesta-musical-2014.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+Apstrofe+(ap%C3%B3strofe)